sábado, 10 de julio de 2010

Verano



Verano

Saltó al ruedo el rey sol
salió a devorarnos como un león.
Minifaldas osadas, zapatitos de tacón.
Tatuajes ocultos, ahora desnudos al calor abrasador.

Sol travieso que no respeta las colas del paro y del pan.
Se filtra a través de vestidos coquetos
que nos llenan de esperanza
en este mundo que desangra.

Abrazos como lenguas de fuego sobre
cuerpos dorados que se cuelan en alguna piscina privada.
Risas cómplices mientras tangas perversas revolotean en el agua.

Inocencias perdidas en noches de verano.
Vírgenes sacrificadas al fiero león.
Amantes furtivos en una noche canalla.
Fogatas y danzas bajo estrellas paganas.
Besos robados al caer el alba.

Y a lo lejos…
niños que corren ilusionados a construir
castillos de arena sin importarles que
más tarde al caer el sol se los lleve la marea.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Saludos a la distancia Carlitos...., muy buen poema de veranito muy sutil especialidad de la casa. Un abrazo . Edu Minaya.

El despertador dijo...

Hola Edu, que bueno tener noticias tuyas. por donde te han llevado los vientos actualmente? Un fuerte abrazo y escribeme un email.